dom. Jul 12th, 2020

Poemas de Kevin Dániel di Angelo

4 min read

Kevin Dániel di Angelo Alonso Márquez o ”D’Angelo”’ (Roma, 1991), es un poeta, actor, presentador, fotógrafo, cineasta y creativo ítalo-español asentado en Vigo. Fue presidente del congloremado informativo CEA Vigo compuesto por CeaTv, CeaRadio y CeaMagazine. Fue fundador de Laughs & Lies y de la productora audiovisual D’Vinci Producciones.


Hablemos de lo que nadie quiera hablar, conversación con mi psiquiatra

-Yo era una fiesta, y ahora soy un barco a la deriva, haciendo aguas. ¿Por qué? Porque me atacaron. Piratas, pirañas, que llamé amigos me atacaron a cañonazos, disparando con la pólvora de la mentira puñales. Y ahora, hago aguas mientras ellos siguen adelante. Petulantes y riendo. Yo voy a la deriva. En una noche oscura, sin final.

+Pero enciende una luz. Prende una vela. Busca la grieta por donde la luz penetra.

-Es muy fácil decir algo así, sin estar en este mar. Un mar de depresión, donde la ansiedad me ata a mi cama. Soy rehén en mi vida y mis captores son quienes se llamaron alguna vez amigos y su líder quien llamé familia, y hoy son jueces sin toga ni estudios, sin honor ni pruebas, pero aun así dictan sentencia y justifican destruir una vida sin siquiera mostrar la cara.

+Debes liberarte de esos captores. El terrorismo emocional de los fantasmas.

-Pues llamemos a los cazas fantasmas. Y expliquémosle la situación. Llamemos a quien haga falta. Al puto ejercito si hace falta. Porque estoy cansada. Cansada de todo. De la falta de justicia. De las sentencias sin pruebas. De todo. De temblar cada vez que salgo de la cama, de que me ataquen en cada esquina los recuerdos de quien fui y quien jamás podré volver a ser por culpa de hijos de puta que disfrutan destruyendo una vida. De la facilidad con la que destruyen la vida que durante años construí. De como se cagan en mis esfuerzos y mis sacrificios. De como la opinión de unos malnacidos pesan más que los actos de una vida. De como soy presa de un insomnio constante que en lugar de ovejitas me hace contar razones para evaporarme. Soy solo un esqueleto que día a día pierde su forma, hasta que sus piernas, sus brazos son baquetas de batería, que cuando hace un leve movimiento cruje cada articulación como si de una rama partiendo se tratase.

+Debes salir, buscar algo que hacer.

-Y lo hago. Cuando consigo salir de la cama, después de muchas noches orinarme encima, me refugio en el sofá, frente a la caja tonta. Pongo cualquier cosa y finjo que la miro. Fingir es lo que hago, porque así no tengo que hacerle frente al vacío de mi cama que está lleno de recuerdos. De su aroma, de su pelo, de su sonrisa. Y poco a poco me voy transformando en un fósil de quien era. De un ser vivo. De una imbécil que muere lentamente. Mi boca solo es un campo de minas, lleno de huesos rotos de los dientes que no cesan de morderse por mis temblores de mandíbula cada vez que la ansiedad regresa trayendo consigo la fiesta de lágrimas y de acompañantes al suicidio…Porque en el auditorio de mi pecho mueren los latidos de una mierda de corazón, que un día entregué por Amor. Y ahí está la muerte, como un lobo tras la herida sangrante. Como ella…que inició todo esto.

+¿Tienes miedo a la muerte?

-No, la deseo. Lo que tengo miedo es a la Vida.



P.D. Cualquier parecido con la realidad, es porque es pura realidad.


Dicen que los polos se derriten

Que el final se acerca

Y tal vez, cada día esto sea más real.

He visto gente pelearse,

justificar muertes por petróleo

alzarse muros contra el vecino

romper corazones por entretenimiento.

Tal vez sea un pesimista

pero creo que es el final

que se acerca día a día.

Demasiada gente pululando

pocas personas respirando

y el Amor dura lo que

un yogurt fuera del frigorífico.

No guardo esperanza

en que esta situación cambie.

No veo solución

cuando solo unos pocos

intentan hacer del mundo

un lugar mejor.

Líneas en mapas nos delimitan

adjetivos crueles que nos cortan las alas

sueños rotos por los suelos

que cuartean nuestros pies desnudos.

Pero entonces llegas tú,

sonriendo y todo mi mundo

de la oscuridad recobra la luz

y pienso que llegue el final

mientras me veo en tus ojos,

porque si estoy a tu lado

no hay apocalipsis que no pueda superar.


CALÍOPE

Cierro las ventanas

del ático de mi mente

mis neuronas insomnes

aparcan los sueños para siempre.

Un viejo atril descansa

con un retrato roto

de lo que un día pude ser

frente a una paleta de colores

que tornaron en grises.

Botellas de absenta por los suelos

navegan sobre un mar

de versos de papel

y el suelo de madera chirria

por las polillas del recuerdo.

El polvo gira sobre le vinilo

que antes daba música,

y un aroma a rancio pulula

por toda la habitación.

Es hora de decir adiós

ya no hay ningún modo

lo siento Calíope…


En Sodoma…

Y cual Dalí pinto sobre mí

una sonrisa surrealista

en actitud nihilista.

La actitud es lo que cuenta

y si por dentro va la clase obrera

a quien le importa su lucha.

Mientras aquí fuera

esté una sonrisa

nadie preguntará.

…también había soledad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados / Hoja negra oficial Colombia | Newsphere by AF themes.