Mie. Abr 1st, 2020

La poesía de María de las estrellas (La niña poeta)

4 min read

Poeta, nacida en Bogotá/Colombia en el año 1967, muere a los catorce años, en un accidente automovilístico, en la misma carretera en la cual murió el poeta Gonzalo Arango.  Su vida estuvo marcada por la influencia materna. A los catorce años asistía al colegio y tomaba clases de literatura en la universidad de los Andes. Su madre, “La Maga Atlanta”, frecuentaba los círculos literarios de la época, trabó amistad con los nadaistas Gonzalo Arango, Jota Mario Arbelaez y Elmo Valencia.


POEMAS


Subámonos en los platos de la balanza
Para ver en cuál de los dos corazones
Habita el amor.
Como dice la Maga en la carnicería,
Carne flaca señora, por Dios, carne flaca.


Adentro del sol
hay unas palomitas de calor
que todos los días se derriten
para darnos luz.

Jotika no más poemas
vámonos para la cama
¿a qué?
a e i o u.


Yo ya no soy María de las Estrellas.
Yo ya soy un loco.
Pero esto no lo vaya a escribir
porque después me lo hace recordar
y es muy triste.


Tranquilo papacito
que en la próxima encarnación
va a haber otros nadaísmos
mas bellos.
O qué quería
que una época
fuera toda la vida?


Voy a volverme enfermera
para curar nuestro amor si se enferma
voy a volverme costura
para coser nuestro amor si se rompe
voy a volverme lavandera
para lavar nuestro amor si se ensucia
voy a volverme astronauta
para llevar nuestro amor a los planetas
voy a volverme sacerdotisa
para hacer el amor de Dios a todo el mundo
voy a volverme amor
para olvidarte.


Ciudades del diablo

El sistema
es
el diablo
pero
Dios
es la felicidad.

Y
entonces
Dios
es el reino de los cielos
y el diablo
es un prostituto.

Y todos
somos hijos de Dios
y no platudos
como el diablo

A lo demás
el diablo
es de la ciudad


El zapatero no tiene zapatos
el carpintero no tiene madera

La secretaria no tiene secretos
el siquiatra no tiene loquitos

El médico no tiene remedio
la gracia no tiene payaso

Y yo
que tengo un planeta dentro de mi
botella
no tengo dónde poner mi botella
en este planeta.


La vida
no es así.
La vida resplandece
hasta que se va.


Recuerdos del futuro

Te acuerdas cuando en Egipto
vivíamos tan felices
en las pirámides
y ahora estamos en el fin del mundo?

Te acuerdas cuando oíamos
música clásica de Beethoven
en el museo arqueológico
del arca de Noé?

Te acuerdas cuando volábamos por el
espacio
aprendiendo a manejar los platillos
y vimos la primera guerra de faraones?

Te acuerdas cuando vivíamos en el mar
de las sirenas?

Te acuerdas cuando dibujábamos con la
pluma de una paloma
los planetas del arco iris
y cuando las flores se abrieron como una
pomarrosa
en los corazones que palpitaban?

Te acuerdas cuando los ángeles
tocaron sus trompetas
en el paraíso terrenal
y nosotros estábamos dándole la vuelta
a la manzana?


Cumpleaños del tiempo

He comprendido
en la mitad de estos dos pasos
que un año acaba de pasar
Cada minuto
cada segundo
pasa un año
porque todos los años
no empezaron al mismo tiempo
Empecé este poema
cuando tenía 7 años
y ahora tengo 700.


El testamento perdido

A Berlín yo le dejo la gota de oro.
A Rusia yo le dejo la mesa de 30 mil pesos.
A Colombia le dejo a Simbad el Marino
Al jefe de la oficina le dejo todas
mis riquezas

Y a todo el mundo le dejo todas mis
Cosas
Y mi cuerpo se lo dejaré a Dios
Y mi alma se la dejo a mi familia.
Ahora ya pueden decir Amén.


Alejandra Pizarnik

Espejos
polveras musicales
tapetes
pianos
cortinas
camas donde dormir
la palabra de cada día

La palabra de cada día
es la manzana del amor
y los tragones del paraíso
se le comieron el corazón

Cuando Alejandra Pizarnik de acostaba
se sentía tan sola tan sola
que un día se suicidó

Los reloj tic tac tic tac


Caperucita loba

Había un lobo que era muy bueno. Y Caperucita le hacía maldades. Pero el lobo decía: Un día de estos me volveré malo y te comeré. Pasaron los años y los días y nada que se volvía malo. Entonces Caperucita le dijo: Oye, no te has vuelto malo, no? Y él le dijo: De hoy en adelante me volveré malo. Y ese día no se volvió malo, ni al otro ni al otro. Entonces Caperucita le dijo: Ajajajá, no te has vuelto malo. Y en el instante se volvió malo. Pero como Caperucita era más mala que él, entonces se puso más furiosa y se comió al lobo.
Y su mamá la regañó y le dijo: ¿Por qué te comiste ese lobito tan bueno que era el que alegraba toda la ciudad? Caperucita le dijo: Tuve que matarlo porque se había vuelto malo conmigo. Y la mamá le contestó: No digas brutalidades, Caperucita. Y abriendo una boca muy grande, se tragó a Caperucita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados / Hoja negra oficial Colombia | Newsphere by AF themes.