Mie. Abr 1st, 2020

Selección de poemas de Xu Lizhi

3 min read

Selección de poemas de Xu Lizhi (China)

Xu Luzhi fue un poeta, trabajador y operario de la empresa Foxconn, empresa de ensamblaje de las marcas Xbox, Play station, Iphone, Ipod y Wii. La empresa es pionera en la fabricación de componentes electrónicos, actualmente cuenta con más de 800.000 empleados.

XU Luzhi ingresa a Foxconn aquejado por la pobreza y la miseria de su casta, La escritura de sus poemas se da en la misma empresa donde duerme, trabaja, come y defeca, XU Lizhi pone fin a su vida el 30 de septiembre del año 2014 arrojándose por una ventana.

POEMAS


ME DUERMO DE PIE
 
El papel se hace difuso delante de mis ojos.
Con una pluma de acero esculpo un negro irregular
lleno de palabras de trabajo.
Taller, línea de ensamblaje, máquina, tarjeta de fichar, horas extra, salario.
Me han entrenado para ser dócil.
No sé cómo gritar o rebelarme,
quejarme o denunciar.
Sólo sé sufrir en silencio hasta el agotamiento.
Cuando pisé por primera vez este lugar,
sólo deseaba la nómina gris del día diez.
Para ello me encadeno a mi esquina y a mis palabras.
Renuncio a faltar, renuncio a enfermar,
renuncio a mis asuntos personales.
Renuncio a llegar tarde,
renuncio a irme temprano.
Por la línea de ensamblaje me mantengo
firme como el acero y mis manos vuelan.
¿Cuantos días y cuantas noches
habré pasado dormido de pie?


UN  NUEVO DÍA (Escrito la noche antes de suicidarse)

Quiero volver a ver el océano
Para contemplar la inmensidad de media vida de lágrimas.
Quiero volver a subir una montaña alta
para intentar encontrar mi alma perdida.
Quiero acostarme en una pradera
y pasar las páginas de la biblia de mi madre.
Quiero tocar el cielo
y acariciar su envoltorio azul celeste.
Pero nada de esto puedo hacer,
así que abandonaré este mundo.
Nadie que me conozca
se sorprenderá de mi partida.
Sin suspiros, sin penas innecesarios:
llegué en el momento oportuno
y me voy también en el momento preciso.


FRAGMENTO

Fragmento sobre la ola de suicidios en Foxconn, centro de esclavos al servicio de Apple Corp., la del admirado Steve Jobs, quien debió pasar a la historia como Steve Slavery Jobs.

Un tornillo cayó al suelo
en su negra noche de horas extras.
Cayó vertical y tintineante
pero no atrajo la atención de nadie,
igual que aquella última vez,
 en una noche como esta,
en la que alguien se lanzó al vacío.


El último cementerio

Incluso la máquina va adormilándose
Talleres sellados almacenan el metal defectuoso
El salario a escondidas tras la cortina
Los jóvenes obreros entierran el amor en el fondo de sus corazones
Sin tiempo para expresarla, la emoción se desvanece en el polvo
Tienen estómagos de hierro
Llenos de denso ácido sulfúrico y ácido nítrico
La industria atrapa sus lágrimas antes de que puedan derramarlas
El tiempo pasa, sus mentes se desperdician
Rinden menos cada vez, duele trabajar horas extras día y noche
No son aún viejos, pero sufren mareos habitualmente
La piel se desprende por la fuerza de las láminas
Cubiertos con capas de aleación de aluminio
Algunos aún resisten y otros caen enfermos
Yo me adormezco entre ellos, mientras aguardo
El último cementerio de nuestra juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados / Hoja negra oficial Colombia | Newsphere by AF themes.