Sab. Feb 22nd, 2020

PÍLDORAS PARA AMELIE POR MARCELO RUBIO (ARGENTINA)

3 min read

            Sentado a la mesa de un bar, Arturo Beraldi revuelve el café mientras anota nombres de mujeres en una hoja. Sandra, Jésica, Gabriela, lleva más de media centena. Detiene la escritura al colocar Amelie. Lo encierra con un círculo. Echa el cuerpo hacia atrás tomando distancia para contemplar las letras. Llama al mozo, sin mirarlo pide la cuenta.

            Beraldi podría estar cometiendo el peor error, desandar los caminos vividos para volver hacia alguien con quien, cree recordar, supo ser feliz.

 Una semana atrás había finalizado el consumo de las píldoras Gedachtnis recetadas por su psiquiatra. Estas pastillas provocan recuerdos falsos en los pacientes, haciendo del pasado (a veces tortuoso) una situación agradable.

            Cruza el estacionamiento en busca del Chevrolet. Extiende un billete al cuidador para que limpie los vidrios del auto. Lleva recorrido el país de este a oeste sólo porque cree recordar una casa en el pueblo Rodeo del Medio y el sabor de un beso. Ahora tiene el nombre de la mujer. Sin embargo, no es capaz de ubicar cuándo fue la última vez que la vio, ni dónde. Tampoco sabe a qué edad estuvo en Rodeo del Medio, ni está seguro de haber vivido allí. Son zonas grises de las que habló el doctor al momento de recetarle las píldoras; los hechos rememorados parecen exactos, pero tratar de ubicarlos en el tiempo se torna imposible.

            Los efectos adversos de “volver” a un lugar donde nunca se estuvo o, lo que es peor, a una persona que desconoce al paciente tratado con Gedachtnis, todavía no han sido calculados. Se conocen casos de brotes sicóticos, repentinos ataques paranoicos, pérdida total o parcial del control espacio-temporal y suicidios. El sentirse ridiculizado por la realidad, engañado por el propio inconsciente, lleva al paciente a un estadío denominado “Personalidad inmanejable”, no sabe quién es y comienza a tratarse como a un otro. Es por eso que los psiquiatras recomiendan nunca ir en busca de un recuerdo – amplían este concepto a los no consumidores de Gedachtnis -, “ese algo o alguien (en caso de existir) no es tal cual uno lo rememora, y uno tampoco es el mismo de aquel momento invocado”.

 A Beraldi nada de esto le importa, necesita saber si Amelie existe, si los labios que él recuerda son de ella, si esa mujer puede devolverle la felicidad de esos días pasados. Ingresa al pequeño pueblo. Desconoce la dirección exacta, tiene clara la imagen de aquella casa donde fue en busca de Amelie el día del beso. La fachada es de piedra con dos ventanales ubicados a ambos lados de la puerta. Casi podría dibujarla en pocas líneas.

Estaciona a pocos metros, piensa qué le dirá cuando la vea, tal vez esté casada, no quiera verlo o el beso para ella no tuvo importancia. Se acomoda el saco, trata de mostrarse sereno en su andar camino a la casa.

            Lo recibe Amelie, lleva un vestido floreado, el pelo suelto. Sonríe ante la sorpresa de verlo allí, después de tantos años. “Arturo” dice conmovida.

            Beraldi la mira con felicidad, el lugar existe, ella existe, todo es real. Amellie tiene en apariencia más edad que la recordada pero no por eso menos bonita; parece nerviosa. Mientras hablan, ella mantiene la mano derecha apoyada en el marco de la puerta. La izquierda, escondida detrás la espalda, aprieta el frasco de Gedachtnis. Vacío.


MARCELO OMAR RUBIO, ARGENTINO. 1966 PCIA DE BUENOS AIRES

Es periodista de medios escritos (se desempeñó en la redacción de Editorial Atlántida, conduce el programa de radio Kriminal Mambo, por AM530, escribe reseñas para la web solotempestad.com.ar y se desempeña como corrector y editor para Indómita Luz editorial)

En el campo literario publico libros de cuentos con la editorial Independiente Textos Intrusos (Nueve relatos atravesados en la garganta 2013) Fútbol sin tiempo 2014) Bajo el Signo de Eva 2015 reeditado en 2016) La Strada (2016 reeditado 2016). Su primera novela fue publicada por al editorial Indómita Luz (antes de comenzar a trabajar en ella) año 2018. La novela va por su tercera reimpresión, superando los 700 libros vendidos, una cifra importante para una editorial pequeña.

1 thought on “PÍLDORAS PARA AMELIE POR MARCELO RUBIO (ARGENTINA)

  1. En el Taller de Escritura Creativa de la UNAJ, habíamos leído un relato, también de fantasía, también corto y también interesante y ameno. No suelo ser comprador de literatura hispanoamericana, y tengo leías de tiempo atrás varias creaciones de autores de ese medio. Mi placer en la lectura, está marcado por lo exótico, pues a mi años, soy muy viejo, sin pretender haber visitado todo, me frustra encontrar cosas tan parecidas a lo vivido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados / Hoja negra oficial Colombia | Newsphere by AF themes.