Lun. Oct 21st, 2019

De las tarimas al cielo. La breve historia de Laura Alarcón (Street poison) en hoja negra.

7 min read

Introducción:

Escribo sobre Laura Alarcón, tarde, pero en el momento justo, no me atreví a escribir el día de su muerte ni semanas después por el impacto que dejó en mí y en el equipo de hoja negra, también deseaba evitar confundirme con esos carroñeros, esos que hambrientos de popularidad decían conocer y militar junto a Laura.

Mi segunda motivación es una deuda que se originó en el chorro de Quevedo, le prometí a Laura una entrevista en nuestra web. Le sobrevino la muerte.

Encuentro

Trascurría la planificación de nuestro segundo encuentro de Poesía erótica en la Aldea, después de una temporada abrumadora con más de 200 asistentes, nuestro segundo encuentro prometía ser una sesión inolvidable: la poesía, el erotismo, los versos, la música, conjugaban una noche perfecta donde el cuerpo, la piel, el sexo reinarían en cada uno de los poemas de nuestros participantes.

Para el segundo encuentro de poesía erótica nos propusimos con el equipo de hoja negra, buscar personas reales, con vidas reales, personas que nos pudieran brindar un poco de su experiencia en el mundo erótico, así fue como encontramos a Laura Alarcón y a nuestro amigo de viejos recitales y militante del desaparecido recitales góticos: Andrés Castañeda. Contacto tras contacto, voz tras voz, nos llevó a obtener el número telefónico de Lala. Primeramente, nos comunicamos con ella vía whatsapp, la comunicación se hizo difícil ya que algunos días Laura permanecía sin celular, desconectada de las redes sociales. Por eso cuando murió, la incertidumbre reinó en sus amigos y familiares. Un viernes recibí los primeros poemas, una reseña y tres fotos de Laura, fotos que sumergían su cuerpo en paisajes selváticos, noches citadinas y trajes almidonados con arandelas y cintas de cuero.  Recuerdo que una tarde Laura contestó el teléfono, la invité a tomar un café, pero nuestro encuentro nunca se concretó, Vine a conocer a Laura minutos antes de abrir el evento en la Aldea.

Laura la poeta:

Tres encuentros de poesía nos permitieron conocer y dilucidar la poesía de Laura: primer y segundo encuentro de poesía erótica en la Aldea, poesía y erotismo en la universidad la gran Colombia. Los poemas de Laura reflejaban su existencia, sus sueños, los demonios que masticaban el reloj y los minutos de espera en su sexo. La poesía de Laura reflejaba la experiencia dura de su oficio, sus versos se sumergían en el sentimiento, el vacío, el amor, la tristeza y la soledad de albergar en un mismo cuerpo a la mujer, la madre, la esposa, la poeta y la puta. Sus poemas entonaban profundidad, cantaban a un abismo, sus poemas no hablaban solo de sexo como muchos creen, en sus versos reinaba la madre, la humana, la mujer que reflexionaba al borde del precipicio, la mujer que interrogaba a Dios, la mujer que cuestionaba el amor, la soledad y su oficio.

Lala en nuestro encuentro de poesía erótica en la Universidad gran Colombia, nos contaba sobre su acercamiento a la poesía: “mi poesía es muy trash” “realmente saco todo de mí” “llego al mundo de la escritura por la prostitución” al momento de abrir su presentación y antes de empezar con su lectura poética nos dice: “siento que dios no me ama tanto” y cita a vallejo “yo nací un día en que dios estuvo enfermo, grave”. Y fue ese nacimiento, esa ausencia de amor, esa ausencia de dios la que cantaba Laura en su poesía. Pienso en mis tardes, bajo la reflexión de los días que se fueron, sobre la verdadera Laura, todo el mundo magnifica a la Puta pero muchos olvidan, a la mujer, a la hija, la esposa, la madre, la humana.

En la Aldea frente a un publico que superaba las doscientas personas Laura abre su presentación hablando de su vida, su voz temblorosa, quebrada por el llanto, permitió que el publico se conectara y entendiera que el oficio de la prostitución es un oficio que con lleva una carga, un estigma.  No es, ni será fácil arrojar el cuerpo a otros cuerpos, no es fácil lidiar con la soledad, la ansiedad, la depresión, no es fácil. Eso nos mostraba Laura en sus presentaciones. Siempre nos habló la humana, la mujer, nos expresaba con palabras tiernas y voz suave, su dolor.

Laura fue feliz, puedo decir que la poesía daba un nuevo significado a su vida, conectaba todas sus formas, todo su espíritu, la conectaba con todas sus facetas y su cuerpo de mujer.

La despedida

tres veces me despedí de Laura, tres veces, recuerdo bien nuestro segundo evento en la Aldea. Yo estaba un poco triste, decaído, en la barra de comidas permanecía hablando con el mesero, Lala me tomó por sorpresa, preguntándome por mi estado de ánimo, le dije que me encontraba un poco triste. abrazándome, dijo: “todo se va a solucionar” “eres un gran hombre” abrazándome, beso mi mejilla, se despidió.

Un mes después nos encontramos de nuevo en la universidad la gran Colombia, replicaríamos un evento de hoja negra para los estudiantes en el auditorio de posgrados, Laura se tomó fotos en la universidad, feliz, decía que estaba pasando un buen momento. Su lectura, tranquila, pausada, honesta, dejó una reflexión sobre el oficio de la prostitución en oídos de la comunidad académica.

Terminado el recital, nos dirigimos a tomar unas cervezas al chorro con nuestros compañeros de letras y músicos, en ese momento entablé una conversación larga con Laura donde le expresé mi admiración y su valiosa presencia en hoja negra “considero a hoja negra como un grupo extremo en sus vivencias y en su relación con la realidad, es necesario vivir al límite” en nuestra conversación, indagando en su vida, pude conocer sus experiencias, los momentos pasados de decadencia, las calles, las drogas, el alcohol. También pude conocer la salida del infierno, el proceso de asumir su trabajo de forma consciente, la lucha feminista, la reivindicación de los derechos de las trabajadoras sexuales.

Le expresé admiración, deseando su compañía en futuros recitales. Antes de irme, hablé sobre una entrevista en nuestra web, la entrevista nunca se dio, nos sobrevino la muerte.

Su Muerte

Un fin de semana circula la noticia sobre la desaparición de Laura, nos invade el miedo, rumores circulan entre sus conocidos, en esa misma época, mi novia intenta suicidarse consumiendo en exceso un medicamento psiquiátrico, el cual la lleva a la clínica de la policía donde le practican un lavado de estómago, después la remiten a la clínica psiquiátrica la inmaculada, a pesar de lo duro que se tornaba la vida y de las encrucijadas que el destino ponía en nuestro camino, nunca imaginé la muerte de Laura.  Mi afición por el Tarot y la meditación suponían un ejercicio diario en el cual me enfrentaba todas las tardes, tuve pequeñas visiones: “un funeral, muerte y un ataúd en los escenarios” lo primero que vino a mi cabeza fue pensar en el lamentable estado y los sucesos acontecidos con mi novia. 

Se desarrollaba nuestro tercer café literario en la universidad la gran Colombia, no llamamos a Laura, ya que la proyección era invitar nuevas voces, en el mismo momento en que nosotros le dábamos apertura al evento con la comunidad académica, Laura moría arrollada por una ambulancia saliendo o dirigiéndose a un evento en la universidad pedagógica, no lo tengo muy claro. El hecho es que mientras nosotros recitábamos poesía, Laura ascendía con sus alas de acero al cielo.

La muerte de Laura se dio a conocer un domingo, después de tres días de desaparecida, nos dejo la ausencia de su voz, su rostro y su mirada dulce. La muerte la arrebató, ¿piadoso o cruel? el ángel de la muerte, aún no lo descifro.

Casa de poesía silva:

Un mes antes de su muerte habíamos planeado el evento “La poesía: Umbral de encuentros eróticos en casa de poesía silva” En reuniones con Pedro Alejo Gómez, director de la casa, decidimos darle forma al evento con las voces de hoja negra:  LAURA ALARCON, Juan Andrés Gutiérrez, Gabriela Hart, Enrique Delgado Y Adriana Carrillo. En charlas con la casa silva, el señor Pedro Alejo Gómez, mostro un interés profundo en la lectura de Laura y en la presencia de ella en el evento. Laura se encontraba feliz por recitar sus poemas en casa de poesía silva, lo que no sabíamos es que una semana antes, Lala nos abandonaría. Teniendo listo todo, la publicidad física rodando por espacios culturales, la web saturada de nuestro próximo evento.  Laura como invitada especial a Umbral de encuentros eróticos, su ponía una manifestación de ruptura en la poesía, aclaro que hace unos años se intento hacer un recital similar con una trabajadora sexual en la casa, pero el recital fue un fiasco, no se pudo culminar.

Con mi novia abandonando una clínica psiquiátrica y Laura muerta, bajo el pacto de no cancelar un evento, seguimos en marcha, el 25 de octubre, EL OCTUBRE NEGRO PARA HOJA NEGRA, así lo recordaremos,se gesto nuestro evento en casa de poesía silva, bajo la ausencia de Lala, cada uno de los lectores elevó unas palabras a Laura, se despidió de ella, dejamos rosas en un altar provisional a su nombre. Y la despedimos de su cuerpo físico.

Palabras finales:

Siempre recordaremos a Laura, la llevaremos en nuestras letras, la muerte de Laura consolida a hoja negra. No olvidaremos a la mujer, la madre, la hija, la poeta y la puta. Nosotros, los que estamos condenados, seguiremos en el camino de la poesía hasta el fin, y si es necesario moriremos en nuestra ley.


Por Juan Andrés Gutiérrez
director de hoja negra
juanandresgutierrez@hojanegra.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados / Hoja negra oficial Colombia | Newsphere by AF themes.